performance factor 2018 2

La categoría de la montaña se quiere reinventar de cara a 2018. Con una apertura en sus categorías en base a un algoritmo matemático innovador, el Performance Factor, podrían introducirse nuevos vehículos en las subidas para hacer de esta competición algo más atractivo, incluyente y, sobre todo, más cercano a la Berg Cup, un formato de competición que triunfa en Europa.

Con ello, la Categoría 1 de subidas podría admitir vehículos tales como los procedentes de homologaciones nacionales, de copas o de otras series de circuitos o de rallyes, o incluso con homologaciones caducadas. Esta idea atraería a multitud de competidores que no pueden recorrer los trazados de las subidas organizadas bajo normativa FIA.

El concepto es una clara referencia a la Berg Cup. Ahí el reglamento está abierto a coches con cierta antigüedad que pueden ser preparados con relativa libertad para alcanzar en prestaciones a otros más modernos. La única medida a la que tendrían que atenerse es al mencionado Performance Factor, que se determina mediante un análisis global y el cálculo de cinco componentes que influyen en los resultados de la carrera: peso de carrera, motor, aerodinámica, transmisión y chasis.

El cálculo de este Performance Factor indican, desde el documento de presentación, que debe hacerse a través de internet identificando el vehículo interesado. Aseguran que el cálculo no dura más de media hora, que es gratuito y que puede modificarse en base a las modificaciones realizadas en el coche a lo largo de la temporada.

Los puntos fuertes de este Performance Factor son, entre otros, la inclusión de un mayor número de vehículos en cada clase, una normativa sin ambigüedades, unas verificaciones técnicas simplificadas y una organización más simple de cara a los aficionados y a los medios de comunicación. Durante este 2018 se implementará en tres citas a modo de prueba. Se espera que esté totalmente implementado en 2019.