Laiasanz Dakar 2018 11

El Dakar entra a Bolivia, llega a La Paz... y eso es lo que encontrarán los supervivientes del Dakar: un poquito de paz por un día porque el rally alcanza su jornada de descanso tras una primera semana en Perú marcada por cinco etapas repletas de dunas y arena.

En la sexta, la carrera ha tomado el camino hacia las alturas, con una especial que se ha acortado para las motos de los 313 kilómetros previstos inicialmente a 194, por culpa de la niebla, y que ha transcurrido entre los 3.800 y los 4.400 metros sobre el nivel del mar. Laia Sanz ha cubierto el trayecto en 1h 59’05”, a 4’55” del primero, su compañero en el KTM Factory Racing Team Antoine Meo, aunque una penalización por exceso de velocidad en una zona limitada le ha hecho perder dos minutos y tres posiciones en la clasificación del día.

“Ha sido una especial muy rápida con muchas zonas de ir a fondo. Había una recta de unos cuantos kilómetros con muchos agujeros encharcados y se tenía que vigilar porque había mucho que perder y muy poco que ganar. Ahí he ido un poco más tranquila, sin arriesgar nada, y ya sabía que habría diferencias de 3 o 4 minutos. Lo del radar es una anécdota. Siempre peco de salir tarde perdiendo algo de tiempo en las zonas de radar y hoy he acelerado diez metros antes de tiempo”, narra la piloto de Soficat Xerox.

Esta vez, lo más exigente de la jornada no ha sido el tramo cronometrado, sino el tormentoso enlace de más de 400 kilómetros que han debido cubrir los pilotos con una climatología adversa, como explica la pluricampeona: “Hemos tenido muy mal tiempo. Ha sido un día duro porque hemos dormido muy poco y nos hemos muerto de frío en los enlaces y los largos trayectos”.

Laia Sanz tendrá ahora tiempo para volver a entrar en calor abrigada por el 17º lugar en la general en el que se ha instalado después de ganar un puesto más al superar hoy al australiano de Yamaha Rodney Faggotter. Ahora el top 15 está a sólo dos posiciones de distancia y a 10’49”, mientras que el top 10 sigue a algo más de media hora, de modo que conserva todas sus opciones intactas.

Prudente y cerebral como pocos pilotos, la de Soficat Xerox prefiere ser cauta y no hacer cuentas: “Esto acaba de empezar. Tengo buenas sensaciones, porque me siento bien y estoy muy contenta con la nueva KTM 450 Rally. Estoy llevando un ritmo que físicamente aguanto perfectamente, no estoy arriesgando y no he tenido caídas, excepto algún revolcón en la arena sin importancia y que entra dentro de lo normal”. 

“Los dos primeros días sufrí un poco por el virus estomacal, pero ahora ya estoy cien por cien recuperada, así que afronto la segunda semana con ganas. Aún tienen que pasar muchas cosas. En la general estoy bien situada, pero tengo a siete u ocho pilotos detrás que apretarán mucho, de modo que tengo que mirar hacia delante y también hacia atrás. De todas formas, mi intención es ir día a día y no fijarme mucho en eso. Todo puede pasar. La carrera está abierta, pero estoy contenta y voy por el buen camino”, añade.

Tras el parón de este viernes, la acción volverá el sábado con la disputa de la séptima jornada de carrera, entre La Paz y Uyuni, la primera de las dos etapas maratón (sin asistencias) que deberán afrontar las motos.