Cristina gutierrez Dakar 2018 14

Cristina Gutiérrez ha superado el ecuador del Dakar 2018, tras completar este sábado con gripe y décimas de fiebre la primera parte de la etapa maratón, entre La Paz y Uyuni, donde la caravana pernocta en un campamento militar.

Al volante de su Mitsubishi Montero preparado por ARC-Miracar dentro de la estructura de DKR Raid Service, la burgalesa ha superado heroicamente otra dura jornada con un 41º lugar provisional, con un registro de 9 horas, 25 minutos y 41 segundos.

La etapa 7 constaba de 425 kilómetros de carrera, además de otros 302 de enlace, todos ellos por territorio boliviano. Cristina Gutiérrez y su copiloto Gabi Moiset han tomado la salida bastante retrasados, lo que acentúa la dificultad al encontrarse con las pistas bastante maltrechas por el paso de otros vehículos, especialmente en jornadas como ésta, con muchos kilómetros de barro.

Además, hacia mitad de la especial, han tenido que detenerse a reparar el tirante trasero derecho de la suspensión de su 4x4. Ese inesperado contratiempo ha retrasado considerablemente a Cristina Gutiérrez, que había llegado a figurar en 34º lugar al paso por el waypoint número 2.

“Me he levantado con gripe y décimas de fiebre. Estoy algo pachucha y se me ha hecho dura esta etapa tan rompedora en la que se nos ha hecho de noche. Hemos roto un tirante trasero y suerte que llevábamos recambio. Un día muy complicado, pero lo importante es que hemos acabado y seguimos en carrera”, declaraba.

Superado el escollo, la única piloto española del Dakar 2018 en coches ha seguido con su fiabilidad habitual hasta la línea de meta, donde llegaba ya de noche, enferma y debilitada pero muy satisfecha. La joven odontóloga, que cuenta con el apoyo del Grupo Antolín, pasará la noche en el campamento militar de Uyuni junto al resto de competidores, donde tiene previsto visitar al doctor. 

Para colmo, al no estar permitido recibir asistencia externa, antes de ir a dormir Cristina Gutiérrez y Gabi Moiset deben repasar bien la mecánica de su Mitsubishi para afrontar con garantías la segunda parte de la etapa maratón, el domingo. Serán casi 600 kilómetros entre Uyuni y Tupiza, 498 de ellos cronometrados con una parte de dunas a más de 3.500 metros de altura. Allí tratarán de mantener su buen nivel y defender el liderato de la categoría T1.S, reservada a los vehículos derivados de serie como el suyo.