Los alumnos del FMC-UCAV Racing Engineering, verdaderos ingenieros mecánicos en los service del Rallye Rías Altas

Ucavracing riasaltas 2018 1

Nuevo fin de semana duro para el equipo de la UCAV en el que los alumnos del Grado en Ingeniería Mecánica + Título de Experto en Tecnología del Automóvil de Competición de la Universidad Católica de Ávila (UCAV) han tenido que demostrar su capacidad para reaccionar ante la adversidad, y la validez de su preparación para resolver las más diversas situaciones de la competición en el Rallye Rías Altas, penúltima y decisiva prueba del CERVH (Campeonato de España de Rallyes de Vehículos Históricos).

Se cumplieron los pronósticos y apareció la lluvia con intensidad en la mañana del sábado a la que siguió un día con continuos cambios meteorológicos, que implicaron un auténtico galimatías en la elección de las gomas.

Tras la hermosa salida protocolaria desde la Plaza de María Pita, heroína gallega destacada defensora de la ciudad de A Coruña durante el asedio del corsario Francis Drake en 1584, y en cuyo lugar se congregó una gran cantidad de público para homenajear a los más de 80 participantes en la edición 2018 del Rally Rías Altas Histórico, los participantes hicieron un recorrido urbano por la ciudad para que los ciudadanos viviesen de cerca la competición viendo a los vehículos de competición por sus calles rodando junto al resto de vehículos.

Las cosas de verdad comenzaron el sábado con un día claro, aunque brumoso, pero sin agua en la pista ante lo cual, y sumado a las informaciones de los observadores del equipo en los tramos, que indicaba suelo seco hizo que el equipo decidiese montar los Hankook de goma blanda para seco. Sin embargo, y en el breve espacio de tiempo que va desde el final de la primera asistencia y el primer tramo el cielo comenzó a cubrirse de nubarrones, que primero humedecieron las carreteras y posteriormente las anegaron de agua. 

En estas circunstancias Muniente y Rozada condujeron el Peugeot 309 Gti 16v de forma magistral para situarse en tercera posición de la general a la espera de poder cambiar de neumáticos y adecuar el set up del coche a las condiciones de la pista. César Díaz con el segundo 309 Gti 16v experimentaba problemas con el motor de arranque, y tras notificarlo por teléfono se le esperaba para realizar la sustitución en el service.

En Regularidad Sport, los dos equipos de la UCAV se situaron rápidamente en posiciones de podio con Santiago Sánchez y Pedro López con otro 309 Gti 16v en tercera posición y los hermanos Carbonell en cuarta, pero ambos muy cerca de la cabeza.

En la asistencia 2, Muniente se mostraba a gusto con el vehículo, y arrancaba para la segunda tanda de tramos con ruedas de agua y un nuevo set up más blando. El primer problema surgió en el cambio del motor de arranque al 309 de César Díaz, pues al remontar los colectores se quedó dañado el cableado eléctrico impidiendo al vehículo arrancar. El tiempo que se perdió en descubrir el problema y repararlo obligó al equipo a abandonar, y solicitar el reengancharse en la modalidad de súper rally para poder seguir rodando el coche, pero sin posibilidades cara a la clasificación final.

Por su parte Santiago Sánchez experimentaba el mismo problema con el motor de arranque, y en esta ocasión, y ya con la lección aprendida, los alumnos realizaron la maniobra en tiempo, y correctamente pudiendo continuar con la competición. 

Con la segunda pasada por los tramos llegó el primer scratch de Muniente y Rozada, que recortaban un buen puñado de segundos a los líderes, que nuevamente hacían valer su mayor potencia, y su tracción 4 x 4 en los siguientes tramos. 

Sin embargo, en el reagrupamiento de Betanzos, el 309 experimentaba graves problemas de embrague y de cambio. Ante esta situación, y teniendo 30 minutos en el siguiente service, el equipo valoró la posibilidad de realizar una sustitución de la caja de cambios al objeto de asegurar el resultado, y realizar una práctica para que los alumnos sigan creciendo en su aprendizaje. Para ello, se preparó un ensayo previo con un vehículo que el equipo había llevado para un cliente, ensayo que dio como resultado que en el tiempo disponible se podía realizar.

Desde todos los rincones del service se personaron mecánicos de equipos rivales, y espectadores para ver la maniobra, que ejecutaron los alumnos, ayudados de sus profesores,  con un nivel extraordinario, y terminando en tiempo. Sin embargo, la diferente medida del varillaje impedía engranar las marchas, y tras 10 minutos de esfuerzos para adaptarlo y superado el tiempo máximo, el equipo debió abandonar. No obstante, los alumnos recibieron la felicitación de los pilotos, y equipos rivales por el excelente trabajo realizado.

Con este estado de cosas todos los esfuerzos se centraron en los vehículos de Regularidad Sport donde el 309 se había situado en segunda posición recortando a 9 puntos la distancia con el líder, y el Scirocco apuntaba al tercer puesto, que finalmente no consiguió, finalizando Santiago Sánchez y Pedro López en una magnífica segunda posición.

El balance es muy positivo pues el equipo en conjunto ha demostrado que la fórmula del UCAV Racing Engineering funciona, y que los alumnos que ahora ejercen de mecánicos ayudados por los medios y por la formación de calidad puesta a su disposición por la UCAV pronto podrán ocupar puestos en equipos profesionales.