Un rally por la plaza del pueblo: Germán Leal vence el Rally Crono de Espiel

leal espiel2018

Trece años más tarde Espiel volvía a rezumar automovilismo. Ya no estaban Emilio Segura con su flamante Peugeot 206 S1600 o Rafael Martínez Saco con el Subaru Impreza N11 que exhibió por los tramos mundialistas; aquellas imágenes forman ahora parte del recuerdo imborrable de una época recordada con añoranza. Años donde se miraba con mayor asiduidad al norte - bien lo sabía Emilio, puente entre lo andaluz y lo nacional en aquel tiempo. Esta vez, y sin la niebla de la nostalgia, Espiel estaba de enhorabuena: trece años después del último Rally de las Minas contaban con una prueba propia, el Rally Crono de Espiel.

Hubo una época en la que el Valle del Guadiato marcaba una equis en el calendario de algunos de los pilotos más importantes a nivel regional y a nivel estatal. En 2001, por ejemplo, nos visitaban asiduos de nuestro regional como Eusebio Frías o Antonio Teruel con dos máquinas que, coetáneamente, estaban marcando un hito en distintos campeonatos nacionales: el Hyundai Coupe Kit Car del primero, que dominaba el campeonato británico, y el Peugeot 306 Kit Car, que venía de hacer lo propio en Francia. Pero además acudían también Óscar Fuertes con el Fiat Punto y el portugués Vítor Teodosio con un Citroën Saxo.

No en vano, el trazado de aquel Rally de las Minas comprendía carreteras tan técnicas como la que une Pozoblanco con Villaharta o el propio tramo de Espiel, protagonista este fin de semana con el relanzamiento de su trazado al automovilismo local. Pero aquello, como canta Medina Azahara, tuvo su final. En 2005, y tras un cambio de fecha repentino, el Rally de las Minas colgaba los guantes como una de las citas sureñas más importantes de nuestra historia.

A principios de este año 2018 se publicaba un calendario con varias pruebas a nivel cordobés. En él aparecía impreso el nombre de Espiel acompañado de rally. ¿Un rally en Espiel? Caray, cuánta nostalgia. Busqué el mapa de la zona en internet e intenté adivinar qué trazados podrían comprenderlo. Era evidente que la imagen que se dibujaba en mi cabeza era la del cruce atestado de gente mientras pasaba la caravana del Sierra Morena. Poco después disiparon mis sospechas: se iba a hacer de nuevo el tramo más importante del Guadiato gracias a Villaviciosa Motorsport.

Córdoba no está mal servida de este deporte. Tiene dos de los rallyes más importantes de España con Pozoblanco y con Sierra Morena. Además, ambos se disputan en una zona relativamente céntrica dentro de la provincia. Ello ha ayudado a que se recupere mucho público luego de unos años de vacas flacas en los que no pocos tramos se veían solitarios y con poca afluencia. Esta recuperación se ha visto en la prueba espeleña que, si bien no consiguió arremolinar a tanta gente como lo hacía décadas atrás -hito difícil, imposible incluso-, logró reunir a tantos aficionados como podría haberlo conseguido cualquier rally más asentado en el calendario.

Entre los inscritos, de nuevo, nombre importantes. José Luis Toril puso la guinda más nostálgica con el Seat Ibiza Kit Car y Germán Leal (Ford Fiesta R2T) levantó al público de sus gradas batiendo por seis décimas de segundo a Francisco Jiménez (Mitsubishi Lancer Evo X) y por quince segundos a Cristóbal Palacios (Ford Sierra Cosworth). Todo ello tras tres mangas cargadas de emoción donde sólo la úlltima pudo decidir al ganador. Espiel, casi una década y media después, volvió a acaparar la atención de Andalucía con un rally más que digno. Qué bien envejecen algunos.